Noticias Soriano Abogado

  • 6 septiembre, 2014 0
  • EL ADMINISTRADOR DE FINCAS

Dicen los decanos de los administradores de fincas que ésta no es una profesión atractiva: has de mediar entre las disputas de los vecinos, no existe un horario fijo, tu sueldo depende de tu cartera de clientes, eres un profesional para todo. El administrador de fincas de hoy día ha de ser una persona muy especializada y con mucha mano izquierda, con don de gentes. El administrador de fincas es el profesional que se ocupa fundamentalmente de la gestión de las fincas urbanas y rústicas. Pero no es su única función. Su trabajo incluye desde llevar la contabilidad y contratar los servicios y el personal de una comunidad de propietarios hasta hacer de relaciones públicas entre los vecinos, quizás lo más difícil de todo, porque cuando dos vecinos se ponen tercos no hay persona ni profesión que pueda con ellos.

La actividad profesional de la administración se extiende a todo el sector inmobiliario. El viejo concepto del administrador que se limitaba al cobro de los alquileres y después a gestiones elementales en la propiedad horizontal, como la secretaría de las juntas de propietarios, está superado, ahora su campo de actuación abarca todo el sector inmobiliario: arrendamientos rústicos, arrendamientos de fincas urbanas y solares, gestión de inmuebles de propiedad horizontal, centros comerciales, constitución de cooperativas de viviendas y de comunidades de propietarios para la construcción de sus propias viviendas, complejos urbanísticos (urbanizaciones, mancomunidades…), gestión de las entidades colaboradoras urbanísticas previstas en la Ley del Suelo (asociaciones administrativas de contribuyentes, entidades de conservación y juntas de compensación)… Las cualidades de un buen administrador de fincas pasan por una buena preparación, experiencia y mucha dedicación ya que, por regla general, es un profesional a tiempo completo. En otras palabras, es como el médico de guardia de los edificios. Por ejemplo, nadie puede saber cuando se va a filtrar agua en un inmueble; el administrador ha de estar disponible para todo.

Del artículo “Una Profesión para Buenos Gestores con Don de Gentes”, de Inmaculada R. Pascual (http://www.elmundo.es/sudinero/noticias)