Noticias Soriano Abogado

  • 6 septiembre, 2014 0
  • PERFIL DEL ADMINISTRADOR DE FINCAS Y SUS CUALIDADES

La pregunta que se hacen o nos hacemos los propietarios que tenemos una vivienda en propiedad es que tipo de perfil de profesional debemos poner al frente de la gestión de los elementos comunes que componen la comunidad de propietarios y que tipo de cualidades debería de tener para conseguir optimizar los recursos de los que se dispone y no menos importante, que aptitudes, actitudes y conocimientos debe tener este profesional para conseguir que la relación entre los comuneros sea óptima y permita una convivencia armoniosa y pacífica.  Podríamos hablar por lo tanto de actitud (motivación), aptitud (se capaz)  y conocimiento,  como conjunto de condiciones que hacen a un profesional de la Administración de Fincas especialmente idóneo  para esa función determinada. Dentro de las aptitudes y actitudes del Administrador de Fincas figuran como las más importantes: Habilidades de comunicación escrita y oral; empatía; integridad (fiabilidad, paciencia y honestidad); capacidad de buscar soluciones a los problemas planteados; capacidad para encontrar empleados acorde a las necesidades que se requieren; capacidad para encontrar colaboradores y proveedores dignos de confianza; capacidad de mediación en la resolución de los conflictos; dedicación.

Otro aspecto a tener en cuenta y no menos importante que el anterior, es la capacidad del Administrador de Fincas para buscar soluciones a través de los proveedores y colaboradores que tenga en su despacho. Un Administrador no solamente es un gestor, gestionar los bienes del inmueble es importante, pero además de dicha gestión tiene que buscar aliados (proveedores y colaboradores) que le permitan dar solución al problema planteado. Un Administrador de Fincas además de dar posibles soluciones a los problemas o hechos consumados, debe de ofrecer a la Comunidad alternativas, que sin desmejorar la calidad del servicio de los proveedores, busquen soluciones que aporten una disminución de costes. Un Administrador de Fincas, debe de mediar en la solución de los conflictos entre los propietarios, o bien entre los propietarios y proveedores, etc. Debemos implicarnos en el problema hasta encontrarle una posible solución. “Toda problema tiene una solución”. No nos debe importar en absoluto si los propietarios quedan o no agradecidos por la solución que les aportemos, lo importante es aportar diferentes soluciones a un conflicto. Un Administrador de Fincas debe ser honesto, una persona honrada, que nunca debe aprovecharse ni de las obras y mantenimiento que se haga en la Comunidad de Propietarios, ni de los propios Proveedores. Debe cobrar exclusivamente lo que se refleja en el contrato y no aprovecharse de posibles comisiones que puedan derivarse de las relaciones con sus proveedores. Sabemos que hay un código deontológico que hay que cumplir y no debemos aceptar ninguna comisión fuera de nuestra remuneración mensual. Cuantas veces tenemos que escuchar que un Administrador se ha llevado un 10%, 20% o un 30% de las obras o que las empresas aseguradoras nos dan una comisión por abrir un seguro comunitario. Todas estas comisiones deben revertir en un descuento en factura para que la comunidad de propietarios se vea favorecida. Además, esto genera una competencia desleal  porque el administrador honrado ofrece una oferta adecuada a sus costes estructurales y el administrador que no lo es ofrece una oferta inferior, pero luego la comunidad se ve perjudicada por el incremento de costes directos de mantenimiento por diferentes conceptos que van a parar al bolsillo del Administrador. Para aquellos administradores que dicen “la comisión de mis proveedores es un componente más de mi beneficio”, decirles: dedicaros a otro trabajo, no sois los Administradores de la nueva era. Los administradores debemos tener plena consciencia de nuestro comportamiento y vivir en base a una vida de lealtad, honradez y compromiso con nuestros clientes y proveedores.

El saber llevar una Contabilidad ordenada es básico para el buen funcionamiento de una Administración. Todo debe estar bien presentado, bien anotado; la Comunidad debe saber el estado patrimonial, económico y financiero en cualquier momento; debe conocer el circulante o saldo disponible, la previsión de ingresos mensuales por cuotas ordinarias o derramas, las deudas a corto y medio plazo, etc. todo esto nos dará una fotografía de cómo está la situación económica de nuestra comunidad. Por ello el Administrador está obligado a manejar diversos programas de contabilidad que faciliten al propietario una lectura fácil de la situación contable.

La Comunidad de Propietarios debe tener un buen profesional Administrador de Fincas, téngase en cuenta que existen en el mercado “administradores” no cualificados para la prestación de estos servicios. Señor propietario: Infórmese antes de contratar a un administrador, no se deje llevar por lo barato que cobra sus servicios, tenga en cuenta que la crisis ha motivado que muchas personas no cualificadas estén copando el mercado cobrando precios irrisorios por sus “pésimos” servicios; de buen seguro que lo que cobre un buen profesional en la administración de fincas le repercutirá pocos euros al año, por lo tanto no mire tanto el precio y mire más la calidad y servicio.

 
(http://www.adminfergal.es/html/esp/13253/perfil_del_administrador_de_fincas_y_sus_cualidades.html. Partes de este comentario han sido extraídas del artículo de Miguel Fernández).